Érase una vez un grupo de ilustradores que se reunieron para dar visibilidad a los niños y las niñas que conviven con una enfermedad rara.

Después de practicar varias acrobacias, jugar con malabares y hacer funambulismos, llegaron a la conclusión que lo mejor que sabían hacer era ilustrar.

Y así, decidieron hacer esta exposición benéfica, para sensibilizar sobre las enfermedades raras, conseguir fondos para las asociaciones y, sobre todo, agarrar al vuelo las sonrisas de los niños y las niñas.


El 100% de los beneficios serán destinados a las Asociaciones de las enfermedades raras que participan en esta exposición.



Este proyecto ha sido posible

GRACIAS a...

La Burbujería por cedernos su espacio,

Paco Rosco, por dirigirnos siempre tan bien,

las Asociaciones, por su apoyo y labor de difusión,

y a TI, por tu tiempo y tu atención.